El fantasma del comunismo

Me encuentro en una rara posición, donde la gente que conozco que es de derecha me considera de izquierda, y la gente que conozco de izquierda me considera de derecha, y yo estoy profundamente en desacuerdo con ambos. No, tampoco me considero de “centro”. La verdad, la posición dentro del espectro político con la que más me identifico es, quizás, con la llamada “izquierda caviar” – simpatizo con la idea de izquierda de que el Estado y sus instituciones deberían servir mejor para todos, pero no creo en la idea de que eso deba romper con las libertades individuales de las personas (sobre todo con las mías) ni con la idea de que la sociedad recompense de diversas maneras los méritos individuales. Es decir: en lugar de bajar la valla para algunos y que haya “igualdad”, considero que, más bien, deberíamos trabajar para subir la valla lo más posible para todos.

Pero eso no viene del todo al caso. Con todo esto de la campaña electoral, no deja de sorprenderme la cantidad de concepciones distorsionadas que se tienen de una serie de cosas – y como se imaginarán, me refiero, sobre todo, a la percepción pública y mediática que se construye en torno a la candidatura de Susana Villarán. Con etiquetas que recogen todos los lugares comunes de lo que se puede acusar a la izquierda, como comunistas, socialistas, terroristas, y demás. Todo mezclado en el mismo saco, sin mayor ni menor precisión ni consideración teórica ni histórica. Personajes como Aldo Mariátegui o Rafael Rey salen a hablar blandiendo estos calificativos como si realmente estuvieran frente a presencias demoniacas, y sólo queda una de dos posibilidades: o no tienen ni la menor idea de lo que hablan, o tienen idea de lo que hablan pero buscan intencionalmente distorsionar todos estos conceptos para presentarlos de la manera más nefasta posible.

Me molesta, porque hace imposible un examen o análisis medianamente desapasionado de la cuestión. No ayudan a entender de lo que estamos hablando, y claro, no tendrían por qué ayudar y ciertamente creo que no lo intentan. Pero, ¿por qué no se hace también un esfuerzo paralelo por esclarecer un poco el significado, el alcance de estos términos, de qué estamos hablando?

Ojo – es, además, este esclarecimiento necesariamente transformador. Preguntarse o examinar el alcance de estos términos es también preguntarse de qué maneras el comunismo, como idea y como práctica, fracasó, y también de qué maneras sobrevive o cómo debería reinterpretarse. Allí es también donde mucho de la izquierda panfletaria se detiene dentro de conceptos y categorías que no pueden significar lo mismo: revolución, lucha de clases, burguesía y proletariado, y demás.

Hablar de que Susana Villarán es comunista es tonto porque simplemente busca evocar el cuco de la Guerra Fría, de que la izquierda quiere decir que el Estado te quitará todo lo que tienes para redistribuirlo a los que no lo tienen, o que te quitará tu casa y meterá a vivir gente contigo contra tu voluntad. Claro, hay gente como Chávez, que no ayuda. Es tonto porque es simplista y se basa en imágenes con poco contenido.

Estrictamente hablando, ni siquiera un personaje insoportable como Chávez es comunista – dentro de la concepción marxista originaria, que vale la pena revisar, el Estado siempre es un Estado gobernado por una clase. Para eliminar esta injusticia intrínseca, la sociedad comunista no puede tener Estado. De modo que un Estado totalitario como el de Chávez no puede, por definición, ser comunista, porque debería perseguir, en última instancia, su propia desaparición – cosa que no solamente no hace, sino que busca totalmente lo contrario, su expansión casi ilimitada, su absorción de todas las esferas de actividad social.

Es irónico porque la derecha, la real, no la trucha que tenemos en el Perú, el pensamiento liberal, abogaría en gran medida por lo mismo, aunque por diferentes razones: para garantizar las condiciones en las cuales los individuos puedan ellos mismos realizar, por sí mismos, sus propios intereses y objetivos, el Estado debe ser reducido a su mínima expresión, dejando por completo la vida social a los individuos, asociados libremente.

Antes que el miedo, hay que discutir estas cosas, y tratar de echarles un poco más de claridad. ¿Qué es el comunismo? ¿Qué es la izquierda? ¿Qué es la derecha? ¿Qué sentido tienen en el mundo actual? En el camino, también, sería bueno que la izquierda aprenda un poco más inteligentemente a apropiarse de las armas del otro lado del espectro político, y aprenda a marketear un poco mejor su propia imagen. En lugar de dejarse arrinconar en estas posiciones, confiando en la idea ilustrada de que la Razón se abrirá paso y que por algún tipo de sentido elevado de moralidad las personas se darán cuenta de que la izquierda representa algo más justo. No es verdad. No va a pasar. La izquierda tiene que aprender a construir un mensaje con el cual el público se pueda identificar, empezar a construir una narrativa que las personas no encuentren siquiera justa, sino deseable: yo quiero eso, yo quiero ser parte de eso. Hasta ahora no lo ha conseguido efectivamente, mientras que sus rivales políticos lo hacen perfectamente bien desde hace muchísimo tiempo. Esto no es, solamente, sobre quién tiene de su lado la razón o los hechos, sino que tiene también todo que ver con la manera como esa imagen se construye en el imaginario cultural, y la manera como consigue movilizar a una población para hacerla realidad.

Anuncios

One Response to El fantasma del comunismo

  1. Pingback: castorexmachina.wordpress.com – Castor Ex Machina | Blogs Nuevos, directorio con reviews de blogs nuevos todos los días.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: