The CxM Comic Review

No, no soy ni por asomo especialista ni muy conocedor de comics, sólo últimamente estoy empezando a familiarizarme más con ellos y en gran medida por culpa de Perú21. Alguna vez tuve varios otros que ahora ni siquiera sé dónde tengo guardados. Pero, ahora en la Feria del Libro que hay estos días en el Vértice del Museo de la Nación, encontré en el stand de El Comercio que podía comprar varios de los comics que faltaban en mi colección de Perú21 y encima al precio de cupón, con lo cual me volví un poco loco. Así que se me ocurrió comentar un poco de las cosas que he leído últimamente sobre comics.

En primer lugar, una mención especial a Understanding Comics, de Scott McCloud. Creo que mi percepción del medio sería infinitamente menos interesante sin haber leído este libro – un análisis, en forma de comic, de la especificidad estética del medio del comic como medio de expresión artístico. Algunas de las cosas más interesantes que menciona McCloud son, en primer lugar, la naturaleza intrínsecamente híbrida del comic al ser un medio que fusiona lo visual con lo discursivo con una fuerte herencia del universo pictórico y fílmico en la composición de sus escenas. Además, la particular relación con el tiempo que se puede crear en el lector no sólo entre paneles, sino incluso dentro de un mismo panel, permitiendo jugar con la experiencia subjetiva de cómo se recorre el comic. En tercer lugar, lo más interesante me pareció la idea de que el comic es un medio que involucra mucho más al lector que otros formatos, por el hecho de que el espacio que existe entre los paneles es un vacío que el lector llena por sí mismo prácticamente con lo que quiera. Las transiciones, los cambios, los saltos, aunque son insinuados, en la práctica tienen que ser imaginados por el lector para poder funcionar.

El libro que conseguí junto con Understanding Comics, y leí los dos prácticamente de la mano, fue la serie Watchmen de Alan Moore y Dave Gibbons. Había escuchado mucho de ella, pero leerlo fue sumamente interesante – Watchmen refleja una serie de temas que recorren nuestra cultura contemporánea, y lo hace además a partir de su particular y oscura visión ochentera de las cosas. Dicen que con Watchmen, el comic maduró al evidenciar que podía contar historias mucho más complejas de lo que se creía, y puedo entenderlo perfectamente.

Lo demás es un poco lo que he venido leyendo y he conseguido en los últimos días. En primer lugar, conseguí la serie completa The Other de Spider Man. Me gustó mucho, pero me quedo con la sensación de que no fue explotada por completo: los dos temas centrales, que creo que son los de la mortalidad (de un superhéroe, nada menos) y el de la evolución no fueron realmente explorados hasta donde pudieron haberlo sido. La apertura freudiana de la serie, a partir del sueño, pudo haber sido un buen hilo conductor para la confrontación de Spidey con su propia finitud, como también pudo haberlo sido algún tipo de tensión moral en torno al hecho de evolucionar a un nuevo tipo de organismo.

La otra serie que conseguí fue Enemy of the State, de Wolverine. Ésta, creo, me gustó más, por el hecho mismo de que el personaje de Wolverine ofrece mucha mayor complejidad (que fue totalmente desperdiciada en la película de X-Men Origins: Wolverine). Si queremos ponernos sobreanalíticos – y siempre queremos hacerlo – el subtexto aquí está mucho mejor articulado: los Estados-nación contemporáneos, por bien articulados que estén, se encuentran en una muy difícil posición si tienen que resistir los ataques encubiertos de organizaciones privadas con suficientes recursos y determinación como para ponerlos en una situación difícil. Dada una carta lo suficientemente fuerte (en este caso, Wolverine), una organización terrorista puede realmente convertirse en una amenaza significativa para un Estado. Más aún cuando, como en el comic, existe todo un universo de individuos que escapan al control directo de los Estados, pero tienen ellos mismos la capacidad para socavar su autoridad y soberanía. Paralelos contemporáneos pueden trazarse en muchas direcciones.

De la colección Perú21, finalmente, pude conseguir el número que me faltaba de Batman: Año Uno (sí, después de mucho, mucho tiempo) para cerrar el arco escrito por Frank Miller sobre el origen del caballero oscuro. Quizás esto me haya parecido más interesante por varias razones, empezando porque recién hace poco pude, por fin también, ver la película The Dark Knight con la excelente interpretación del Joker por parte de Heath Ledger. Muy fino por la complejidad psicológica que consigue introducirle al personaje, y que es también, me parece, el principal valor de Año Uno y de la otra serie de Batman que me fascinó cuando la leí hace unos años, The Dark Knight Returns (escrita también por Miller). Año Uno y DKR ofrecen una perspectiva de un Batman sumamente oscuro, incluso por ratos malo, y todo el tiempo moralmente ambiguo: se arroga, arbitrariamente, la legitimidad para salir a pelear por el crimen como compensación por un trauma de la infancia. No sólo eso, sino como queda más claramente ilustrado en las películas de Christopher Nolan (Batman Begins y The Dark Knight) lo hace explotando el sentido de la teatralidad para infundir el miedo ante una construcción ideológica – de allí que la formidable escena del interrogatorio con el Joker sea tan tensa, pues queda revelado que ambos, en realidad, operan bajo el mismo principio y se necesitan mutuamente para existir.

Finalmente, una última nota de algo que recién he conseguido hoy día y espero tener tiempo para leer pronto, porque suena demasiado interesante: Red Son, guión de Frank Miller Mark Millar que reinterpreta la historia de Superman y lo aterriza en una granja colectiva en Ucrania en lugar de Kansas, y lo pone al servicio del comunismo soviético donde “lucha una batalla sin fin por Stalin, el socialismo y la expansión mundial del Pacto de Varsovia”.

(Gracias a Rubén por la corrección del dato de Red Son.)

Anuncios

5 comentarios sobre “The CxM Comic Review

  1. La última que mencionas en español se llama Superman Rojo. La leí hace algunos años. Un pata se la había traído de la argentina y me la prestó. Uno de los primeros y mejores comics que leí. Saludos!

  2. Voy a tratar de conseguir Red Son, en cuanto termine con Marvelman, de Moore, y que te recomiendo le des una chequeada.

    http://tbpd.wordpress.com/2009/07/28/marvelman-como-el-superhombre-de-nietzsche/

    También, uno corto de Superman de Moore es “Whatever Happened to the Man of Tomorrow”. No sé si lo hayas revisado, pero es también excelente, y lo tengo para bajar en mi otro blog.

    http://enten-eller.blogspot.com/2009/07/superman-whatever-happened-to-man-of.html

    Haha, después de tan impune propaganda, me retiro.

    Saludos!

    1. Me parece q Red Son no es de Frank Miller, sino de Mark Millar, el mismo de Enemy of the State y del Civil War q está publicando ahora Peru21.

      Por otro lado, hace tiempo q quiero conseguir el libro de Scott McCloud, esa tercera idea q rescatas es bien importante. La imaginación juega un papel primordial en la lecutra del comic, ella se proyecta a una imagen (y a la vez a varias) estática y silenciosa q sugiere algo al lector. Tdo lo q puede hacer con eso la imaginación. (se me hace q Wittgenstein hubiera escrito comics buenasos)

      Te recomiendo los dos últimos grandes comics q leí de Batman: uno q no es realmente de Batman, sino del Joker. Se llama Joker y es de Brian Azzarello, buenísimo este autor. Su Joker es el más crudo y loco q he visto (y parece estar un tanto inspirado en el de la película de Nolan).
      El otro q te recomiendo es el ‘Whatever happenet to the caped crusader’ de Neil Gaiman, hace poco me lo trajeron y me pareció genial. Son sólo dos números, sobre el funeral de Batman, recontra feeling. En realidad cualquier cosa de Neil Gaiman es recomendable. Lo dejo ahí. Un slaudo.

      1. Tienes razón con lo de Mark Millar, corregiré el post original, gracias.

        Por lo demás, totalmente de acuerdo con lo de Gaiman, es un maestro. Intentaré conseguírmelo. Y lo del Joker también me suena interesante luego de ver Dark Knight, porque me interesa mucho esa duplicidad moral que opera bajo el mismo principio detrás de Batman y el Joker.

        Sobre Scott McCloud, hay mucho material interesante ahí que espero poder ir sacando más en las próximas semanas. Conforme voy leyendo varios comics más, también, lo que señala McCloud empieza a cobrar más sentido. El vacío que rellena el autor es algo que también puede mapearse a la distinción de Marshall McLuhan entre “medios calientes” y “medios fríos”: donde los medios calientes muestran un canal saturado de información que deja poco espacio a la participación del usuario, mientras que los medios fríos, por saturar menos el canal, obligan al usuario/lector/espectador/loquefuera a rellenar la información faltante para darle sentido al conjunto.

        Cada vez me interesa más el tema, así que valdrá la pena seguir conversando más sobre comics.

    2. El título del de Superman suena muy bueno. Mi lista de lecturas empieza a volverse inmanejable.

      Me está gustando mucho esta idea de lo superhéroes caídos en desgracia, debe ser por una cuestión epocal. Pero en fin, trataré de chequear Marvelman también, esa referencia nietzscheana por ahí está buena. ¡Gracias por las recomendaciones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s