Tecnoexistencialismo

La tecnología debería ayudarnos a entender mejor nuestra propia existencia, idealmente.

Claro, estamos muy lejos de eso. De hecho, por ahora, nos la complica bastante – nos simplifica muchas cosas, hace que algunas tareas sean más fáciles, que podamos conectarnos más y mejor con más personas. Permite e inaugura un montón de cosas. Pero no sabemos realmente para qué.

Y es que, aunque nuestros aparatos suelen venir con manuales, la tecnología de por sí no lo hace. Como tampoco lo hace la existencia. Así que estamos un poco perdidos tratando de entender ambos.

Así que, idealmente, deberíamos llegar a un punto donde la tecnología nos permite sentirnos más cómodos con quienes somos. No que por eso deje de desafiarnos, claro, pero que no sea ajena a nosotros, que no sea una perversión. Pero no, ni yo mismo sé bien qué significa eso.

Anuncios

6 comentarios sobre “Tecnoexistencialismo

  1. Estimado Eduardo Marisca:

    La cuestión tal vez consistiría en llegar a determinar si la tecnología “puede” o “debe” estar en condiciones de ayudarnos a entender mejor nuestra propia existencia. ¿Al hacer esto no estaría ella rebasando sus propios límites? ¿Debe tener la tecnología ese “derecho” a insmicuirse tanto en nuestras vidas? Estas preguntas no niegan, por supuesto, la creciente y casi imprescindible presencia que tenemos, en la actualidad, de utilizar algún dispositivo electrónico (v.g. computadora, teléfono móvil, etc.) como parte de nuestra vida cotidiana.

    Tengo la sospecha de que tu plantemiento del problema nos introduce en el estricto terreno de la Filosofía (de la tecnología), pero no de la tecnología en sí misma, en tanto aplicación de los avances del conocimiento científico. En su calidad aplicativa, la tecnología carece -en mi opinión- de potencia crítica o, al menos, reflexiva sobre sus propios procesos. No obstante, reconozco que la cuestión que propones es sumamente compleja, por la necesidad de relacionar existencia y tecnología -categorías pertenecientes, por lo general, a regiones nítidamente delimitadas- y por eso es polémica y filosóficamente relevante.

    Por otro lado, creo que sería útil y esclarecedor que explicaras de manera más extensa a qué te refieres cuando utilizas sutilmente el adverbio “idealmente”. No sé por qué pienso aquí en Husserl, en el escolasticismo medieval o, en todo caso, en el idealismo alemán. ¿Asociación arbitraria? Quién sabe. Pero tengo la sospecha de que tras este “inocente” término se encuentren interesantes problemas que sería provechoso que desarrollases si lo estimas argumentativamente conveniente. Además, el neologismo que utilizas -“tecnoexistencialismo”- es, sin duda, ingenioso y provocador, pero valdría la pena que llevaras acabo un mayor desarrollo conceptual, que aleje cualquier asomo esnobista.

    Por último, quiero aprovechar la ocasión de este comentario para felicitarte por los lúcidos e interesantes artículos que he venido leyendo desde hace varios meses. Tienes un estilo propio, agudo, y demuestras un dominio indiscutible en los diversos y actuales temas sobre “filosofía de los medios tecnológicos” -y varios otros más- que son de tu interes, y sobre los cuales reflexionas con fluidez argumentativa, elegancia expresiva y precisión conceptual.

    ¡Larga vida a tu Blog, amigo filósofo!

    Saludos,
    Víctor Montero

    1. Hola Víctor, recién puedo tomarme un poco de tiempo para responder a tu comentario. Planteas varias preguntas interesantes que me son muy útiles para intentar llevar un poco más allá el concepto. Quiero empezar con la cuestión de la ideal, pues mi uso era más bien casual del término, usando ideal como diciendo “sería ideal tomar un helado en este momento”. Una especie de desiderátum. Pero claro, incluso eso permite y amerita más análisis, que creo va de la mano no sólo con la tecnología, sino con un ámbito que para mí va de la mano, que es el de la ciencia ficción. En muchos casos la reflexión sobre la tecnología ha adoptado la forma de ciencia ficción en alguna de sus versiones, cuyo valor me parece interesante por el hecho de que plantea futuros posibles. La confrontación que tenemos con estas versiones de futuros posibles nos podría llevar, también, hacia la reflexión sobre el presente: si encontramos que versiones del futuro nos resultan más o menos deseables, es casi inevitable preguntarnos qué cosas en el mundo actual harán que una u otra versión sea factible o posible.

      Lo cual me lleva un poco a la otra cuestión. Me cuesta un poco pensar si la tecnología tiene intrínsecamente o no la capacidad de reflexionar sobre sí misma, pues me parece, como punto previo, que la tecnología por su propio uso ya transformó nuestra posibilidad de reflexionar sobre ella. El universo de posibilidades dentro del cual nos manejamos ya se ha visto transformado por ella; nuestra cotidianidad, nuestra existencia, también. Si, como diría McLuhan, la tecnología es una extensión de nuestros sentidos, realmente no tendríamos opción que no sea reflexionar sobre nuestra existencia en y a través de la tecnología. El resultado, entonces, no podría ser tampoco sino que nuestra existencia pase a significar algo muy diferente.

      De hecho tienes razón en que tengo mucho más por elaborar aquí. Pero creo que parto de una cuestión central, que es que por la manera como pienso la tecnología, no la veo como simplemente algo que usamos y de lo que, de alguna manera, nos mantenemos siempre en libertad de desprendernos. Sino que más bien creo que es una dimensión que pasa a estructurar nuestra realidad de muchas maneras que se nos vuelven transparentes, y el ejercicio quizás sea el de “caer en cuenta” de ellas, aunque el término no me convence. El asunto, por ahora, es que la tecnología no es (o no es sólo) algo externo a nosotros, sino que es parte de nuestra relación misma con la realidad y con los otros. Pensar nuestra existencia hoy es, al mismo tiempo, pensarla en y a través de la tecnología.

      Muchas gracias por los comentarios. Espero que podamos seguir esta discusión.

    1. Ruego se me envíe una dirección de mail para enviar un comentario sobre mi concepto de tecnoexistencialismo.
      Les saluda atentamente. C. Salomon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s