Terminator y la salvación de la tecnología

Acabo de ver la nueva película Terminator: Salvation, la cuarta parte de la saga Terminator que empezó en 1984. La pela no es la gran cosa, realmente, pero es entretenida, sobre todo por las referencias sueltas que tiene a las originales (la 1 y la 2, pues la 3 realmente no vale mucho la pena).

Pero aún así, me ha dejado pensando muchas cosas. Me encanta la película original del 84, y más todavía, Terminator 2, de 1991. Justamente por eso me parece que esta película pierde por no continuar la línea estética que formuló James Cameron en las dos originales. El Terminator de T2 introducía una ambientación muchísimo más sombría, oscura, muy en línea con la idea de que el fin del mundo estaba a sólo unos días en el futuro. Sin duda también por un tema de limitaciones técnicas, exhibía una mayor sobriedad en la construcción de la acción: sin dejar de ser una espectacular película de acción (innovadora en la gran cantidad de técnicas visuales que introdujo), alcanzaba bien un balance para no ser simplemente lineal y formulaica en su realización.

Contrasten, por ejemplo, las imágenes del trailer de arriba con la escena inicial de T2 (que por alguna razón no encuentro en una versión que pueda incrustar, pero el video está aquí).

La música, el tono, la narración, las imágenes -además de ser imágenes que tengo casi tatuadas en la retina- me parece que aportan mucha mayor complejidad que las de Salvation. La limitación tecnológica tiene mucho que ver: ahora que vuelvo a ver las imágenes y comparo, veo que mucho de lo que falta lo hace simplemente porque no podía estar ahí, la tecnología no permitía llenar esos vacíos. Pero por otro lado, esto tiene un efecto positivo: así como McLuhan habla de medios calientes como aquellos que brindan una gran cantidad de información, frente a medios fríos que en sus vacíos dejan espacio para la participación del espectador, de la misma manera veo en los vacíos de información de T2 el espacio para involucrarme de una manera mucho más profunda.

Un tema más difícil de comentar sería la problemática de fondo y cómo queda trabajada de diferente manera. Tendría que volver a ver la original, sobre todo T2, para poder comparar bien. Pero creo que como ilustración la saga Terminator recorre un miedo fundamental de nuestra época, que es el miedo a vernos sobrecogidos, de manera definitiva, por todo el aparato tecnológico que estamos construyendo a nuestro alrededor. Skynet no es otra cosa que la versión radical de cuando Windows empieza a hacer cosas por su propia voluntad, sin explicarnos ni mucho menos consultarnos si queremos hacerlo. Terminator lleva al extremo la pregunta por si nosotros usamos la tecnología, o si somos usados por ella – que es en gran medida, también, una reformulación por la pregunta de Marx sobre la mercancía, y si nosotros la consumimos, o somos solamente vehículos para que la mercancía pueda relacionarse con otras mercancías.

El problema no es el mismo, pero es análogo. Construimos un mundo de cosas, de conexiones, de aparatos, de distracciones, que terminan por convertirse en demandas que no podemos plenamente satisfacer. Recibo demasiado correo electrónico, tengo demasiados blogs que revisar, tengo que mantenerme al día en cada vez más redes sociales, y así sucesivamente. Nuestra preocupación es que no nos damos abasto, nosotros como organismos finitos, para estar a la altura de las condiciones que la tecnología prácticamente nos impone, de modo que no podemos evitar preguntarnos si realmente todos estos aparatos y extensiones están a nuestro servicio. Más aún, ¿qué pasaría si se pusieran en nuestra contra? ¿Cómo podríamos defendernos de una manera que no fuera, al mismo tiempo, tecnológica y retroalimentara aquello que nos destruye?

No quiero ponerme zizekiano-culturalista y empezar a decir algo así como que “Terminator refleja las estructuras de dominación propias del capitalismo tardío en Occidente”, ni nada por el estilo. Sólo me parece interesante señalar cómo, dentro de sus límites, la serie Terminator y también su última entrega abren una serie de posibles preguntas e interpretaciones sobre el rol que le damos a la tecnología en nuestras vidas, y por extensión el rol que le damos a los aparatos de producción y consumo también (que son, de cierta manera, también formas de “tecnología”). De allí que carga mucho peso la idea de la Resistencia, y aquello que la Resistencia resiste: la rebelión de las máquinas, la continuidad de la lógica tecnológica y la proliferación de los aparatos. Pero es, al mismo tiempo, irónico ver la manera a través de la cual lo hacen: finalmente, la solución a la crisis de las máquinas no puede venir si no a través de las máquinas -un uso más responsable, más informado, menos ingenuo, pero un uso de la misma tecnología finalmente-.

Lo siguiente sería preguntarnos si de 1984 a 1991 al 2009 nuestra manera de retratar esta preocupación, y las conclusiones que se desprenden de este tratamiento, se han visto sustancialmente cambiadas. Yo creo que sí, pero tendría que ver de nuevo las películas más de cerca para tenerlo más claro. O, formulado de otra manera, si Terminator 2 fuera lanzada originalmente hoy y no en 1991, ¿tendría la misma relevancia cultural fundante del género de acción? ¿O sería, como lo es hoy Salvation, simplemente una película de acción más?

No, creo que lo estoy formulando mal. Mi punto no pretende ser que T2 sea un documento histórico eterno, ni nada por el estilo. Es, simplemente, que la manera como pensamos en una película de acción hoy ya prácticamente no puede ser T2. Es Salvation, grande, explosiva, exagerada, eso es acción. La sutileza, el espacio del espectador parece quedar en un segundo plano. Pero después de haberme leído Everything Bad Is Good For You, estoy seguro que hay mucho más en este tránsito que estoy dejando de lado.

Anuncios

4 Responses to Terminator y la salvación de la tecnología

  1. darkswivel says:

    excelente reseña y comentario mi amigo, salu2

  2. ivan says:

    Coincido con tu comentario, y te formulo un apunte y una pregunta: da la sensación de que Terminator llevaba originariamente una linea argumental y sobretodo una atmósfera que ha ido cambiando en cada entrega, y esto me lleva a la interrogante de porque James Cameron se desvincula de su proyecto. Por último deseo expresar mi decepción por la ventana que se abre al final de Salvation para una neva entrega, o es que no sabían como finalizar.

    • Eduardo says:

      Gracias por tu comentario, Iván. Creo que tienes razón – el final de Terminator 2 quedaba abierto pero en un tono oscuro, no en un tono de “continuará…”, cuando todos los antecedentes de SkyNet quedan destruidos y el Día del Juicio queda, de alguna manera, evitado. Eso hace que la continuidad con T3 sea bastante más forzada y sin una hilación clara – simplemente diciendo que el Día del Juicio no fue evitado, sino simplemente demorado.

      A pesar de que Cameron no dirigió T3, sí expresó su apoyo o al menos aprobación al proyecto. Pero me cuesta mucho considerarla, y a Salvation, como parte de la misma visión. Hay una oscuridad en T1 y T2 que se pierde en T3 y Salvation: en las primeras intentamos evitar el “fin del mundo” y realmente no sabemos qué pasará. En las segundas ya no hay esa duda, el mundo se acabó, nos cierran la incertidumbre y por tanto cierran también la posibilidad de especular. Es una película un poco más masticada, digamos.

      Y, sobre todo, es una visión más determinada por el merchandising. El hecho de que Salvation quede abierta al final es un ejemplo claro: seguir haciendo pelas a pesar de que lo interesante de ese universo parece haberse acabado ya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: