Falacias

Es un poco desesperante el estudio de la lógica. No tanto porque no sea interesante, sino porque conforme uno más empieza a asimilarla, más empieza a reducirse su tolerancia para la estupidez generalizada que nos rodea en el mundo.

Esto es particularmente traumático cuando uno observa por más de un momento la política peruana, o se pone a ver los noticieros. Es un poco frustrante, sobre todo. Por ejemplo el caso de la huelga médica de los últimos días. Simpatizo con los médicos no tanto por la validez de sus reclamos (porque no los conozco con el detalle que debería) sino por la inconsistencia de los argumentos del gobierno para rechazar la huelga.

Osea, decir primero que todos tienen derecho a protestar, pero por encima de ese derecho está el derecho a ser atendido… Entonces no todos tienen derecho a protestar, pues, no tiene sentido. Básicamente el argumento del gobierno equivale a decir que los médicos son esclavos sin derechos, que no pueden reclamar ni dejar de trabajar dada la sensibilidad de su trabajo. Lo cual es muy conveniente, porque como esclavos entonces no representan realmente un sector cuyas demandas haya que atender.

El otro argumento que me pareció ridículo fue el de “si les subimos los sueldos como piden, dejamos de construir 15 hospitales”. Esta lógica capitalista acumulativa, de que hay que hacer edificios y obras aunque no tengan ningún sentido -la lógica Castañeda, podríamos llamarla-. Y entiendo que más hospitales incrementan la cobertura, y eso es importante, pero, ¿si los médicos que atienden en ellos siguen sintiéndose miserables, ignorados por el Estado, por la población, mal remunerados, seguimos queriendo esos hospitales? Si dejamos de construir 15 hospitales pero el cuerpo médico se siente mejor y, en consecuencia, atiende mejor, ¿no es eso una ganancia? Cantidad vs. calidad, si quieren gruesas simplificaciones.

Finalmente, el ad populum: claro, si los médicos quieren que subamos sus sueldos, entonces hay que subir los impuestos. Qué bonito, qué maduro. Como todos sabemos que el gasto público es lo más eficiente y que no se está tirando plata en estupideces. Lindo, Alan. Una joyita de la lógica.

Por lo menos nunca estoy corto de ejemplos cuando tengo que dictar clases sobre esto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s