Star Wars y filosofía pop

Sí, soy un fanboy y un geek, lo sé. Estaba leyendo comentarios en Slashdot sobre una noticia de la última película de Star Wars, Clone Wars (que el estudio ha censurado las críticas negativas de la película en Internet, porque todos dicen que es terrible).

Algunas ideas poco procesadas sobre Star Wars, como historia y como franquicia. Primeramente, los tres primeros episodios (I, II y III) son terribles. La primera vez que los vi los disfruté, pero verlos de nuevo simplemente es doloroso. Pero de alguna manera se les puede dar sentido.

Pre-episodio 4, es decir, en todo la parte de la historia de Anakin, el dualismo es bastante claro. La luz, la oscuridad, los Jedi por un lado y los Sith por el otro. Es una cuestión bastante simplista del bien enfrentándose al mal. No sólo eso… el bien es más bien el Bien, una forma platónica de cómo debe el individuo, el filósofo -en este caso el jedi- acercarse al bien. La República Galáctica no es exactamente una República platónica -los jedis no gobiernan propiamente, sino que es el Senado-, y sin embargo la creación del Imperio más bien refleja los cuestionamientos de Platón hacia la democracia. La democracia se asesina a sí misma, se convierte en tiranía, en su propio ejercicio (esto se pierde en el facilismo en el que cae la historia, sobre todo con la sentencia de Amidala, “así es como muere la libertad, con un aplauso estruendoroso”, un vano intento de crítica política fuera de la cuarta pared). En fin. Pero cuando eso ocurre, son los jedi los que saben lo que es mejor para la República, son los filósofos de la luz (cf. la alegoría del sol) los que conocen lo que es mejor para todos los no-filósofos. Los filósofos deben reinar, pero no deben querer reinar. De la misma manera los jedis no quieren gobernar la República, pero sí sienten la obligación de proteger su orden.

Ahora, los jedis mismos. El lado claro de la Fuerza. Su camino al bien es un camino de estoicismo, ellos representan la calmada racionalidad, la supresión de las pasiones, el dominio del intelecto por encima de la impulsividad. Recuerden el entrenamiento de Yoda a Luke: lo que le está enseñando es básicamente a controlar sus emociones, a no sucumbir ante el odio contra su padre. Los jedis son ascetas que confían en la trascendencia a la Fuerza misma antes que en la vida carnal. En contraposición, los Sith son presentados como oscuros, porque se dejan llevar por sus emociones, por sus pasiones. Nadie refleja esto mejor, creo, que Darth Maul: arrogante, iracundo, desafiante, pelea contra los jedis movido por sus pasiones antes que por la racionalidad y serenidad que hace que Qui-Gon Jinn se siente a meditar frente a él. La oposición entre la luz y la oscuridad, entre el bien y el mal, es al mismo tiempo la oposición entre intelecto y emoción. Bastante clásico el dualismo, hasta este punto. Hasta lo reflejan en su ropa.

¿Pero qué más hay? La profecía de aquel que traerá el equilibrio a la Fuerza. Ignoremos por completo el asunto de las midiclorias -hagamos como que nunca pasó, simplemente porque no nos sirve ningún propósito-. Está este chibolo que traerá el balance a la Fuerza, pero luego se termina pasando al lado oscuro, traicionando a su maestro, convirtiéndose en el malo más maloso de la galaxia y trayéndose abajo la orden jedi, la República y demás. Como que no cumplió la profecía, y Anakin se lo echa en cara cuando lo deja agonizando a orillas del río de lava.

Acá hay varias cosas que observar. Primero, que nunca queda claro cuál es el maldito equilibrio de la Fuerza. Tenemos la oposición polar entre razón y pasión (lógos y páthos), y los jedis parecen esperar de Anakin que él traiga el equilibrio eliminando a los Sith. Pero eso no tiene ningún sentido, porque ya no habría dualidad, no habría dos lados. El equilibrio en ese caso se rompería. Entonces no puede ser eso, como tampoco puede ser la reivindicación de la pasión volviéndose Darth Vader y eliminando a los jedis. Entonces el asunto no va por ahí.

Fast Forward a su hijo, Luke. Luke no recibe entrenamiento formal como jedi, porque ya no hay templo y ya no hay orden ni maestros que le enseñen. Recibe entrenamiento informal de Obi Wan Kenobi y de Yoda, pero con ambos su entrenamiento queda incompleto, porque ambos se mueren en el camino. Acá empiezan a aparecer las paradojas. Al principio de Ep.6, Luke aparece ya como un maestro jedi… pero vestido de negro. Y de hecho, Luke como jedi está casi siempre de negro (a diferencia del blanco que viste cuando aún no ha sido entrenado). Además, es reconocido como maestro jedi… no hay orden que lo avale, pero recordemos además que su entrenamiento no ha concluido.

Estos no son detalles. Fast Forward aún más, e intentemos atar los cabos. ¿Cuál es el chongo de todo esto? Escenas finales de Ep. 6, los rebeldes atacan la Estrella de la Muerte mientras Luke conversa con el Emperador. El Emperador lo empuja, lo desafía a desatar sus pasiones, a liberar el páthos y abandonar el camino claro de la Fuera, lo cual Luke hace cuando empieza a rebanar a Vader -además, su padre (pero omitamos por ahora las lecturas psicoanalíticas)- con pura ira. ¿Luke se pasa al lado oscuro? He aquí el punto importante: se detiene. ¡Se detiene! Y no mata a Vader. Luke es capaz de pelear con toda la fuerza de la pasión, pero guiado siempre por la prudencia, la phrónesis, que le permite calmar sus emociones. Éste es el equilibrio de la Fuerza: una nueva línea de jedis que son capaces de ponerse en contacto con su corporalidad, con sus emociones, sin desprenderse del intelecto y la racionalidad. Esto los hace más fuertes, capaces de liberar sus pasiones sin convertirse en bestias irracionales. Éste es el sentido de todas las dos trilogías, el punto donde todo se ata, y no es una sencilla lucha entre el bien y el mal, sino un mensaje existencial más profundo y complejo.

Entonces no era Anakin, sino Luke, el que traería el equilibrio a la Fuerza. Leyeron mal la profecía.

No, no tan rápido, hay algo más. Vale la pena ver la última escena una vez más.

(Como ejercicio, comparen esta pelea con la pelea final de Ep. 3, acartonada a más no poder no sólo por las actuaciones, sino por el simplismo de la oposición entre el bien y el mal, no hay ninguna ambigüedad interesante:

El guión le otorga las líneas más aburridas del universo a este Anakin poco interesante. En fin.)

Porque, finalmente, Luke juguetea con el lado oscuro. Pero es Vader, o mejor dicho Anakin, quien sella el destino. Ante la imagen de su hijo siendo fulminado por el Emperador, se zurra en todo y sacrificándose a sí mismo lo tira al pozo. Anakin ha llegado más lejos: él ha estado en el lado oscuro de la Fuerza y ha regresado, y al regresar y eliminar al emperador, dejando como el único jedi vivo (porque él mismo muere) a su hijo Luke, ha sellado la posibilidad de que los nuevos jedis serán de esta nueva estirpe mixta.

Y esto nos genera un problema de guión. En la edición original y en la versión del 97 de Ep. 6, la última escena de Luke mirando al cielo tiene los espíritus de Yoda, Ben Kenobi y de su padre viejo, redimido como jedi y unido con la fuerza. Estúpidamente, la versión de DVD que sale después de que se lanzó Ep. 2 reemplaza al Anakin viejo por el antipatiquísimo Anakin joven de Hayden Christensen, para supuestamente darle consistencia a todo el asunto. Pero esto destruye todo el mensaje de la película, porque querría decir que Vader sí mató simbólicamente a Anakin, y que Anakin nunca regresó del lado oscuro. El Anakin viejo, en cambio, nos da a entender que consiguió redimirse finalmente con su sacrificio, y por eso se une con la Fuerza y sus amigos jedis.

Por supuesto, no creo que Lucas haya pensado en nada de esto, pero se me hace más interesante la saga cuando la leo así. Lo singular del asunto no está en la oposición entre la luz y la oscuridad, sino la manera en como finalmente se resuelve, en el equilibrio de la fuerza: tanto jedis como siths tenían que desaparecer para que una nueva línea pueda formarse, una línea mestiza que tomara y superara las dos tradiciones. Dialéctica, aufhebung, un nuevo momento de superación, un nuevo comienzo. Así el asunto se pone más complejo y es un poco más interesante.

Anuncios

2 comentarios sobre “Star Wars y filosofía pop

  1. y por qué sería, que el objeto (sujeto) profético vendría de los jedis, y no de los siths. Por qué la razón busca el encuentro (y/o armonía- control)con la pasión y no al revés, o sera que no importa por que es armonioso… solo devaneaba en el punto arbitrario de partida ida.
    Me gusta tu lectura, y pensar que yo vi toda la saga recien cuando salio el episodio I, fue terrible el golpe de los contrastes.

  2. No, el sujeto no viene ni de uno ni de otro. La profecía vale tanto para siths como para jedis: cada bando la interpreta como que profetiza la eliminación del otro. Por eso mismo es que creo que ambos estaban equivocados.

    El punto es arbitrario porque la historia nos muestra el lado de los jedis, no el de los siths. Otros elementos del universo extendido se enfocan más bien en el otro lado, pero escapan a mi conocimiento. Pero también no hay que hacernos los tarados, no es como que la historia está puesta para enfocar tensiones: en el fondo Lucas sí quería construir una cowboyada del bien ganándole al mal, y de los jedis triunfando sobre los siths. Lo que yo intento hacer es una interpretación que lo haga más interesante que luz vs. oscuridad, y que finalmente lo chévere del asunto es que el mal termina formando parte del bien, dialéctica, stop, rec, pausa, play.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s