Procesando

Muchas experiencias y mucha información que procesar en muy poco tiempo.

Estuve de viaje varios días por trabajo, en una serie de reuniones de planificación y coordinación que sobresaturaron mi capacidad para derivar significado y sentido a partir de información dispersa. Aún sigo lidiando con ello. Es todo muy interesante, sobre todo cuando uno se da más y más cuenta del nivel impresionante de la gente con la que uno trabaja. Claro, es también un poco intimidante, pero por lo menos uno siempre tiene el consuelo de que (1) se las arregló para llegar allí igual, y (2) la experiencia de trabajo será enriquecedora.

Paseando por Washington, D.C., descubrí que toda la ciudad -o por lo menos sus rincones más turísticos y monumentales- son un magistral tributo a la habilidad gringa para el marketing. Toda la ciudad se construye como un enorme monumento, un tributo viviente a la experiencia misma de ser estadounidense, con grandes monumentos blancos que penetran casi fálicamente los cielos soleados, reflejados por enormes piletas de agua y memoriales tras memoriales de guerras y padres de la patria que recordar. Visto desde cierto ángulo, todo confabula y se construye como una sutilmente construida experiencia marketera, y no es por nada que ellos son los maestros en el campo. Incluyo algunas fotos que espero sirvan de ilustración. Pude también, por cuestiones de Fortuna, llegar hasta Nueva York y pasar un par de días conociendo muy rápido la ciudad, yendo al MoMA y al MET, presenciando de primera mano el ritmo de vida, y es impresionante.

USA2k8 II – Land of the Free

Entre otras cosas que espero ir procesando de a pocos, he regresado con todo un cargamento de nuevo material bibliográfico que quería procurarme hace meses: “Convergence Culture”, de Henry Jenkins; “The Long Tail”, de Chris Anderson; “The Wisdom of Crowds”, de James Surowiecki; “The Paradox of Choice”, de Barry Schwartz; “Stumbling On Happiness”, de Daniel Gilbert; “Wikinomics”, de Don Tapscott y Anthony Williams; y “The Wealth of Networks”, de Yochai Benkler. Todo esto debería mantenerme ocupado por un buen rato, y de hecho ya lo está haciendo.

Hay demasiadas cosas en estado polimórfico últimamente. Empezaron las clases en la universidad, pero por primera vez en cinco años, eso no me representa mayor diferencia. Aún así, el miércoles después del que viene dicto mi primera sesión de prácticas de este semestre, así que no me desconecto del todo del asunto. Todo de alguna manera se confluye y confabula también para armar algún tipo de camino híbrido entre una filosofía académica, y una más práctica u orientada a cosas del mundo. Qué significa eso exactamente es algo que me voy construyendo recién a la mala.

No suelo concentrarme tan personalmente en los posts, o al menos no de manera tan directa, pero sentía yo mismo la necesidad de dejar marcada una pausa para hacer un breve inventario, porque las cosas se mueven un poco rápido y no logro ordenar las ideas al mismo ritmo. Ahora todos podemos seguir con lo que estábamos haciendo, sigan su camino…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s