Los nuevos lenguajes de la política

Actualmente, “The Daily Show” con Jon Stewart me parece uno de los mejores a) programas cómicos de la televisión, y b) programas políticos de la televisión. Lo cual, si se detienen a pensarlo por un momento, es una combinación interesante.

Con Stewart está sucediendo algo similar a lo que ocurre con la campaña presidencial de Barack Obama, en EEUU. Está inventando un nuevo lenguaje que apela con mucha mayor facilidad a un público joven -el mismo público joven que resalta por su apatía política-. Es ya casi aburrido escuchar como, una y otra vez, se repiten los mismos lugares comunes sobre los jóvenes y la política: que ya no tienen el interés, el compromiso de antes, que ya nada les importa, etc. Claro, para todo efecto práctico son ciertos. Pero si lo pensamos por un momento: primero, que las comparaciones suelen hacerse con una suerte de Arcadia dorada y nostálgica que fueron los movimientos políticos de los setentas, panfletarios, activistas, altamente comprometidos. En el Perú, muchos jóvenes se creyeron el rollo que les ofrecían los movimientos socialistoides de la época de construir un mundo mejor, y armados de idealismo y buena voluntad salieron a reclamarlo a las calles, y ese tipo de cosas (mayo del 68 en París siendo el ejemplo más claro de esto).

Todo esto es muy bonito, y ciertamente inspirador, pero nos vemos forzados a reconocer hoy que ya no funciona. Los mismos lenguajes, las mismas consignas, los mismos objetivos están gastados, y simplemente ya no calan en una juventud que hereda la cultura de los 80s, de los 90s, y de principios del nuevo siglo. Las jóvenes ya no pueden ser hippies porque sólo tienen que ver Forrest Gump para, en 3 horas, ver cómo los hippies pasaron de sexo, drogas y rocanrol a la época disco, a la cocaína y finalmente a la placentera vida clasemediera en la cual terminaron instalándose. Entonces, más allá de nostalgia y experimento con psicotrópicos poco puede sacarse por allí.

Ahora, con todo, creo que sueno como un absoluto descreído. Pero quisiera pensar que no lo soy. Solamente apunto a que los mismos métodos que supuestamente funcionaron en la Arcadia dorada del pasado no funcionarán hoy día, y tratar de hacer política bajo los mismos criterios es un despropósito histórico. Tenemos que buscar nuevas formas y nuevas articulaciones, tal como las buscaron en esa época. Y así completo el círculo: Jon Stewar y Barack Obama están creando un nuevo lenguaje, nuevos canales a través de los cuales los jóvenes pueden vincularse con su propia versión de lo que es el proceso político. Por supuesto, para muchos esto es señal de alerta, señal de alarma: ¿Cómo es posible que enormes cantidades de personas (alrededor del mundo, incluso) reciban su principal fuente de noticias por medio de un programa cómico?

Exacto. ¿Cómo es posible? En primer lugar, porque para ese enorme número de personas, las fuentes tradicionales de información no sirven, y el proceso político y afines son motivo de burla. El consumo del medio es él mismo una afirmación política: “esto tiene tan poco sentido que sólo puedo reírme”. En segundo lugar, porque a pesar de todo, hay un interés de participar. La cultura mediática de hoy engendra una cultura participativa que antes no era posible. Pero al mismo tiempo, los aparatos tradicionales no se adaptan a esta nueva cultura. Las asambleas partidarias, el diseño de políticas públicas, y demás, no son realmente procesos participativos donde uno puede aportar realmente. En consecuencia, hay un éxodo masivo de aquellos espacios donde no se puede participar, a aquellos en los que sí.

Por ejemplo, la campaña presidencial en EEUU de Barack Obama. Una campaña que ha cambiado el tono del mensaje, se ha abierto al diálogo, ha creado nuevos espacios de participación política (Facebook, MySpace, por ejemplo).  Claro, Obama acaba de perder las primarias en Nevada contra Hillary Clinton. Lo cual (a) destruye la fuerza de mi argumento, o (b) desinfla las expectativas y esperanzas de un enorme grupo de jóvenes interesado en incorporarse al proceso político, en sus propios términos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s