El futuro de la música

Hoy caminaba por Miraflores disfrutando de música en los audífonos cuando se acabó la batería de mi MP3. Fue una pena, porque realmente lo estaba disfrutando, pero por supuesto, al puro estilo heideggeriano caí en cuenta de lo zuhandenheit precisamente en aquel momento en que dejó de funcionar como se esperaba que lo hiciera. Cuando el aparato dejó de ser el aparato pasó a ser otra cosa, aunque no sé exactamente qué.

Si no tienen ni la menor idea de lo que quería decir Heidegger, no se preocupen, porque yo tampoco. Su gran obra, Ser y tiempo, es una que planeo leer completa solamente con calma y dedicación exclusiva, probablemente en algún lugar alejado del mundo. Eso será para otro momento. Pero la muerte de mi batería me llevó a pensar en el sentido que cobra la música cuando podemos tenerla tan accesible. En otras épocas, no había manera de escuchar música si no era tocándola en vivo. La radio cambió todo, más aún la tecnología de grabación. La música repentinamente se volvió disociable del músico en términos de ocurrencia simultánea.

Surgió el álbum como forma artística, como producto integral, como experiencia articulada y diseñada. Pienso en el Dark Side of the Moon, de Pink Floyd: una delicada construcción de 43 minutos donde una canción lleva a la otra y donde cada intermedio es significativo. Nada parece dejado al azar. El álbum como producto-en-sí-mismo cobraba su propia cohesión, su propio sentido, y era mucho más que la suma de sus partes individuales, pues tenía la oportunidad de ser orgánico. No todos la aprovechaban, pero muchos, como Floyd, lo hacían muy bien.

Quizás fue más bien el mercado el que mató al álbum como objeto cultural, y personalmente creo que nunca se le prestó suficiente atención. En la época post-MTV es casi inconcebible pensar en un magnum opus de más de 40 minutos que requiera de cohesión estructural interna y que pueda tener éxito y ser apreciado por un público acostumbrado, más bien, a fragmentos de pocos minutos. Como siempre, no es que sea bueno o malo, simplemente es diferente.  En mi MP3, tengo ahorita unas 594 canciones de unos 226 artistas. Pocos álbumes completos, a pesar de que aprecio enormemente el valor del álbum como objeto integral. Pero de esta manera la música empieza a pensarse distinto. Tanto así, que la música se produce, se piensa desde un principio, para ser reproducida en pequeños audífonos y no ya en grandes equipos de alta fidelidad. Ingeniería de sonido, le llaman.

El asunto es, finalmente, que nuestros diferentes aparatos nos están haciendo escuchar la música de manera diferente, desde su sentido más literal: suena diferente, diferentes frecuencias, diferentes tonos. Pero también diferentes conceptos: y hoy es más raro que un disco, mucho menos una canción, pretenda el trance metafísico que puede esperarse del crescendo que es el DSOTM. ¿Somos por eso una generación menos metafísica? Difícilmente, hay reemplazos, compensaciones sutiles como diría Cortázar. Quizás algunas cosas en el fondo se mantengan imperturbables, o quizás es sólo lo que mi nostalgia quisiera creer. Jugamos con las nuevas formas, hacemos arte con ellas, experimentos, vemos qué pasa, algunas cosas funcionan y la mayoría no. Usualmente queremos creer que hay un aparato mucho más formidable y espeluznante detrás de estas cosas.

La verdad suele ser más bien que se acaban las baterías y uno empieza a divagar a partir de eso.

Anuncios

2 comentarios sobre “El futuro de la música

  1. Hola Nicolás, gracias, me alegro de que te guste. Arte y sobre todo nuevos medios son temas recurrentes por aquí. Quizás te pueda interesar también mi otro blog, Invasiones Bárbaras (http://www.invasionesbarbaras.com), donde el tema del arte (e industrias culturales) tienen mayor presencia.

    Cualquier comentario que quieras hacer es más que bienvenido, ¡saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s