Alfabetización mediática

Anoche vi la película de George Clooney, “Good Night, And Good Luck”, en la que cuenta la historia de la confrontación entre el periodista de la CBS, Edward R. Murrow, y el senador estadounidense Joseph McArthy. McArthy es, por supuesto, famoso por una de las cacerías de brujas más grandes de la historia, cuando desde la comisión de actividades “antiamericanas” persiguió a una serie de personalidades reconocidas, sobre todo del mundo del espectáculo, acusándolos de tener vínculos con el comunismo. Todo esto ocurría, por supuesto, en medio de la década de los cincuentas, cuando la Guerra Fría apenas empezaba y los estadounidenses le tenían un pánico irracional a la amenaza comunista (que para todo efecto práctico aún mantienen).

La película es interesante por la reflexión que plantea en torno al rol y el poder de los medios de comunicación en las sociedades contemporáneas (la temática escogida y desarrollada por Clooney no es casual, y resuena repetidamente como un tema sumamente actual). ¿Los medios de comunicación solamente informan, con mediana objetividad, cuestiones de hecho? ¿O están llamados, más bien, a tomar posturas por una u otra perspectiva, y a defender aquello que consideran como la mejor opción? Más aún, frente a lo que se puede considerar incluso como una injusticia, ¿tienen los medios responsabilidad, obligación de intervenir? ¿Tienen alguna legitimidad para hacerlo?

Todas estas preguntas de por sí complicadas se ven agravadas por los medios masivos en la sociedad de masas. Cuando los emisores son pocos, y su alcance enorme, los mensajes y contenidos que transmiten tienen toda la capacidad para configurar, digamos, por sí solos todo el espectro de la “opinión pública”. La televisión es el ejemplo por antonomasia, perpetuamente comentado: la caja idiota que brilla en millones de hogares a ciertas horas comunes, repartiendo los mismos contenidos, homogenizando las opiniones y enmarcando las discusiones, estableciendo la agenda pública.

Al mismo tiempo, este mismo alcance, que por supuesto se traduce en poder, no puede sino convertirse en una enorme responsabilidad. Podemos recordar las famosas palabras de Ben Parker (el tío de Peter Parker, alias Spider-Man): “con gran poder viene gran responsabilidad”. Pues si se tiene tanto alcance, tanta capacidad de llegada, entonces obviamente parecería inmediato decir que los medios masivos deberían difundir mensajes positivos, o mensajes que favorezcan la sociedad, o lo que fuera. Aquí está la tensión de la película: el mensaje que quieren transmitir Murrow y su equipo de periodistas es que McArthy está excediendo su legitimidad y está quebrantando límites constitucionales. Hasta allí todo bien, pero al hacerlo inevitablementen tendrán que tomar una posición en el debate en cuestión. No se puede hacer tal cosa pretendiendo, al mismo tiempo, ser una posición neutral y objetiva.

He aquí el problema, desde un punto de vista filosófico. Pues no parece haber realmente asidero para tal posición neutral y objetiva. Nadie tiene o puede tener acceso a una cierta posición de contemplación de la realidad tal que la vea como ella es en sí misma. Así deja de tener sentido incluso hablar de la realidad misma, como árbitro que nos permita dirimir respecto a quién tiene razón y quién no: lo único que encontramos son realidades tal como son vistas por una o por otra persona, desde una u otra posición. Diferentes discursos no pueden ser, entonces, sino visiones parcializadas, intrínsecamente incompletas, sobre las mismas cosas. Y por lo tanto, no es posible que los periodistas o los medios de comunicación o nadie pretendan tener y brindar un enfoque neutral, equilibrado y objetivo de las cosas, porque inevitablemente tendrán que hacerlo desde alguna posición inicial, con un conjunto de creencias y valores básicos que prefiguran la manera como ellos asimilan y procesan la información, y como la retransmiten.

Por ello mismo, todo el problema sobre la objetividad de los medios de comunicación siempre me ha parecido un pseudoproblema, precisamente porque no veo cómo es que podrían intentar ser objetivos, mucho menos conseguirlo. Para mí, el problema es totalmente otro: es la ficción de la supuesta objetividad, que lo que hace en la práctica es enmascarar uno u otro prejuicio. La audiencia termina recibiendo información parcializada hacia uno u otro lado, pero creyendo, por el contrario, que está recibiendo la Verdad, objetiva, pura, absoluta. Esto nos da la falsa seguridad de que tenemos las cosas claras, los asuntos más allá del debate y la discusión, y da pie a versiones más o menos radicales de fundamentalismos varios.

Por el contrario, creo más bien que no hay tal referente último para las cosas, y que ante tal falta de objetividad (pueden verlo como una condena o una liberación, me da igual), lo principalmente importante es reconocer nuestra posición, nuestra perspectiva limitada, antes que pretender excederla con pseudouniversalidades. En otras palabras: es preferible reconocer de entrada que tenemos tales o cuales prejuicios, que hablamos desde cierta parcialidad particular, antes que pretender objetividades absolutas que no nos son permitidas.

No tengo ningún problema con una pluralidad de parcialidades. Creo que así vistas las cosas, tendríamos menos problemas (aunque indudablemente surgirían otros tantos de diferente naturaleza), sobre todo porque seríamos capaces de reconocer el alcance real de la información que encontramos en diferentes medios. De lo contrario, sólo estamos engañándonos, creyendo que una u otra perspectiva, narración de los hechos tal como supuestamente son, es la Verdad que hemos estado persiguiendo.

Estos son problemas interesantes, me parece, que caen dentro de un concepto más o menos nuevo (para mí, sobre todo) que es la alfabetización mediática (media literacy), un elemento central para la formación de las nuevas generaciones que se forman crecientemente en y a través de los medios de comunicación (como si alguna no lo hubiera hecho antes).

Anuncios

14 Responses to Alfabetización mediática

  1. Jota says:

    interesante, mira la “libertad” que gozamos 180 canales para escoger pero anda ver lo que la gente ve los sabados por la noche, ve recargados de risa o su contraparte no recuerdo en nombre. La televisión empobrece, manipula, degrada, lo mismo que la prensa… en tu filosofica mente encuentras la respuesta, NO HAY alguien o un ente informativo neutral, objetivo NO EXISTE, solo existe el sensasionalismo barato, la manipulación, el darle vueltas a una idea y pasarla por verdad y es por que eso favorece a alguien más, a una empresa o grupo de poder. Una vez más te digo estimado filosofo, son buenas tus preocupaciones pero se supone que deben haber respuestas en la filosofia y si no las hallas tu ¿quien las hallará?. Hay una respuesta, hay una cimentación, hay una VERDAD una sola, D-I-O-S… solo que lo subestimas por que lo relacionas con religiosidad, con fanatismo… liberate del prejuicio… busca y hablarás Verdad con V mayuscula.

    la televisión y la prensa se seguirá degradando, mira el diario el chino, mira la pimienta en los programas, mira las nuevas novelas, los temas de los que se hablan en revistas seudo serias y familiares como somos del comercio, todo se degrada, ¿porque? demosle al instinto lo que necesita, al lector lo que pide… echemos más ají al noticiero ¿alguien lo parará?. Para que estudiaste, ¿para pregonar libertad donde no existe ni el concepto?.

    Saludos y mil disculpas si crees que me excedí

  2. Eduardo says:

    No creo que sea responsabilidad de la filosofía dar respuestas; puede ensayar intentos mejores o peores, pero su poder me parece que reside, más bien, en su capacidad para enmarcar de una manera más exitosa problemas para los cuales no tenemos las preguntas correctas. En tanto no sabemos por lo que preguntamos, es tanto más difícil que alguien, filósofo o no, pueda encontrar alguna respuesta.

    Ahora, claro, comprendo que desde tu punto de vista afirmes que todo se degrada y que hay algo que se pierde, justamente porque considerar que hay una Verdad a la cual la realidad no le es fiel. No puedo decir que comparta esa idea; de hecho, no veo con respecto a qué podría fundamentarse tal Verdad con V mayúscula que no sea ello mismo tan trivial y contingente como cualquier otra fundamentación posible. Desde esa misma medida no puedo sino juzgar y evaluar la cultura y la sociedad siendo consciente de mi perspectiva limitada y necesariamente parcializada de las cosas. Y claro, tampoco me es esto frustrante ni limitante; lo veo simplemente como una precondición de cómo se nos dan las cosas.

    En otras palabras: tengamos cuidado de no entrecruzar planos aquí. Si queremos discutir sobre las consecuencias y problemas de la televisión, no nos pongamos ni ingenuos ni moralistas y busquemos entender la lógica del medio y de los sistemas que interactúan con él. Pero para el que quiera defender una Verdad, un D-I-O-S, o como quieras llamarlo, la tarea de fundamentación de su posición es infinitamente más compleja: pues para justificar tus afirmaciones no sólo debes hacerlo de ellas mismas, sino de la multiplicidad de prejuicios más o menos metafísicos que se cuelan entre líneas. O lo que es lo mismo, si nos ponemos absolutos, no podremos llegar mucho a ninguna parte.

  3. Jota says:

    ¿Sabes lo que es la verdad y por que la necesitamos? la verdad podría decirse como wikipedia, la congruencia entre lo expresado y la situación real. ¿será eso? Pues no lo es, eso lo tiró por los suelos hace muchos años Einstein diciendo que todo era relativo, entonces todos somos daltónicos y mentimos al afirmar.

    La Biblia da a entender y afirma esto: DIOS = VERDAD.

    ¿Que es Dios?.
    Está en todos lados, es infinito, no medible y por que es la Verdad, por que puede ver TODO el espectro, mientras nosotros vemos solo un evento, oye TODO, nosotros no oímos ni el silbato de los perros, está en todo tiempo y fuera del tiempo… no lo mide el tiempo, nosotros somos finitos.
    Para no desviarme del tema, ahí es donde entra tu objetividad… como podría el hombre ser objetivo en su mundo de relatividades, si su caliente esta supeditado a su temperatura, si su capacidad de medir está afecto a su entorno, presión, temperatura… no puede. Has una analogía para la objetividad de acuerdo a los estados de animo del hombre, de acuerdo al estado de sus emociones de su interés inmediato y la cosa se complica más.

    ¿Por que hablo de Dios? y ¿que tiene que ver aquí? como la mayoría de las personas seguramente no sabes la promesa de Dios, por que venimos de formación católica adormecedora y costumbrista pero predominante al fin. Jesús le dice a sus discípulos que les enviará la promesa de Dios para todo el que lo recibe. Les enviará el ayudador que los guiará a todo, ese ayudador es el espíritu de Dios. Ahí está tu respuesta, la objetividad tiene que ver con gente que está conectada con Dios en espíritu y esa guía es lo que sirve para tomar decisiones y hablar Verdad, ahora viene un problema mayor, como reconocer a esas personas… no hablo de reconocer a las personas y juzgar… hablo de que lo tomes tú(el que lea) y sea cada uno guiado por Dios en toda decisión y acabemos de una vez con ese libertinaje en la TV que poco a poco y sin que nos demos cuenta mina los cimientos de la sociedad.

    PD: ¿Me parece o has editado tu post?

  4. Eduardo says:

    No, el post no ha sido editado.

    No creo que tenga mucho sentido entrar a discutir la cuestión de Dios, porque no suele tenerlo. Simplemente recojo el hecho de que allí donde tú consideras que hay un ordenamiento intrínseco al mundo (que incluso se extiende a lo moral), yo no creo que lo haya. Como tampoco creo que haya un referente último para distinguir lo verdadero de lo falso fuera de cualquier contexto particular.

    Respecto a lo otro, eso también quiere decir que aquello que tu ves con preocupación, el libertinaje en la TV y el minado de los cimientos de la sociedad, pues a mí no me resulta un problema (o al menos no por las mismas razones). No me preocupa que la sociedad se vea minada porque eso es lo que tiene que pasar, eso es el cambio social que ocurre generación tras generación. Viejas formas mueren, nuevas formas, diferentes, que no podemos ahora predecir, surgen para reemplazarlas, que se ajustan mejor a nuestras nuevas necesidades.

    Pero no creo que se trate de que tengamos que restaurar alguna “verdad” o alguna “moral -de hecho creo que éstas son ideas bastante peligrosas-. Lo siguiente que estaríamos diciendo es que tenemos que establecer censura de los medios para proteger las buenas costumbres, y cuando ya estamos en ese terreno creo que ya perdimos todos.

    Más bien, el tema de alfabetización mediática que quería resaltar va justamente por el hecho de que tenemos que aprender a adaptarnos y convivir con formas culturales altamente mediatizadas. La televisión es incluso hoy poco importante y se verá desfasada y reemplazada en el futuro, por nuevos medios, con sus propios problemas. Más que ver la manera de armar la TV “perfecta” (¿Y perfecta para quién? ¿Quién decide? El argumento “Dios” aquí no vale en la medida en que son decisiones que gobiernan sobre las vidas de todos), deberíamos preocuparnos por ser mejores consumidores (y productores) de información, de ser conscientes de los mecanismos del trasfondo que suelen volvérsenos transparentes.

    La sociedad siempre ha estado en decadencia y en crisis, decirlo ya nada tiene de interesante. Pero es fácil que esto se confunda con movimientos, también normales, de cambio y transformación.

  5. Jota says:

    No estimado, no te estoy hablando de censura, eso lo hace cualquier dictador que cree conocer el camino, o cualquier iluminado creador de una nueva corriente, no te hablo de mí idea… te hablo de lo que está escrito en el tiempo hace miles de años, del llamado de Dios a volverse a El, entonces cuando la gente se vuelva a Dios no habrá necesidad de censuras ni nada, simplemente no habrá oferta de basura por que no habrá demanda y no te hablo especificamente de TV, hablé de TV por que de eso trataba tu post inicial, pero en si será cualquier medio que llegue masivamente a los que obviamente debemos adaptarnos.

    El problema no es la TV, el internet o cualquier medio de comunicación el problema es el espiritu agonizante del hombre, que cree que vive pero está muerto, que cree que hace bien pero no tiene idea de lo que es por que no alcanzó discernimiento, que cree que alcanzó sabiduria y no se da cuenta que es juez y parte en esa idea. Dios llama de diferentes formas y no llama a religiones, llama a personas a que puedan recibir el espíritu y vivan y les sea quitada esa venda que nos hace creer que llegamos a algún lugar.

    terminas un parrafo diciendo que debemos ser mejores consumidores, y yo hago las misma preguntas ¿quien decide que es mejor? ¿perfecta para quien? Como puedes hablar de “mejor” si no tienes un absoluto, si todo en ti es relativo.

    Saludos!

  6. Eduardo says:

    Es sencillo en realidad, sobre todo cuando te pones a pensar que incluso cualquier absoluto es en última instancia relativo (dioses, morales, leyes, verdades, lo que quieras, en última instancia puedes ponerlo en algún contexto originario, en algún desarrollo histórico y se vuelve igualmente relativo que cualquier otra cosa). Hablas de cosas mejores o peores porque funcionan mejor o peor, ¿funcionar para qué? Para lo que sea que te propongas. Y sí, los criterios van cambiando con el tiempo (cf. la historia) así que decir que sólo puede hablarse de mejor o peor con respecto a un absoluto es una afirmación que adolesce de ceguera histórica.

    Por lo demás, es fácil asociar el tema de censura con dictaduras, opresores y tiranías, pero la censura es mucho más sutil de lo que parece. Cada vez que tentamos el límite de eliminar la “oferta de basura” y demás cosas similares, aún cuando fuera por eliminar la “agonía del hombre”, no estamos ejerciendo otra cosa que censura. Porque uno se pueda sentir del lado correcto de la línea del mal o del bien no hace que la censura sea menos censura (por mucho que queramos creerlo). Más aún cuando intentas introducir absoluto morales con mayúsculas en la discusión…

    Que el hombre agonice o no, sí, es posible, pero a mi juicio no porque se haya alejado de dios ni nada por el estilo. Ni tampoco la solución a sus problemas vendrá por la buena gracia o voluntad de ente metafísico alguno. A veces nos resulta difícil hacer las paces con la idea de que ciertamente es posible de que nos extingamos, y que nuestra existencia en este planeta no responde a ninguna necesidad.

    En todo caso, una vez más sólo puedo regresar a que no veo cómo introduciendo dioses (que por alguna razón no lleven a religiones) resolvería problema alguno para los que no crean en dichos dioses. Y no, el “argumento” de la venda no me convence en lo más mínimo: introduciéndolo no haces más que decir que vivimos en el engaño y no vemos la realidad, y a menos que puedas resolver el regreso al infinito lógico que eso implica, pues no veo mayor valor en introducirlo tampoco.

  7. Jota says:

    No. No estimado, te hablo de único Dios, del que está por encima del tiempo, que no está afecto por lo sucesivo, ni por la historia. Está por encima de todo conocimiento que te imagines, al cual no puedes ingresar – y tampoco yo- por que perecerías. Te estoy hablando de lo obsoluto por definicion, no pretendas relativizarlo usando el tiempo por que no le afecta, es el presente perfecto.
    Por cierto.
    ¿Crees en Dios? No hablo de religiones, quitate el prejucio. Es importante que respondas eso.

    Para lo que dices en el segundo parrafo. Tampoco.
    No pretendas enmarcar lo que digo en teorias, no te hablo de teorias, te estoy hablando de cosas mayores, de cosas que son espirituales, que son invisibles a la vista. Te estoy hablando de voluntades que vienen del espíritu que curan el alma. Te hablo de nacer de nuevo, de entrar a un nuevo conocimiento que te da Dios y obviamente aun no puedes verlo y solo aparece al rendir tu ser al que te hizo.

    No terminé pero ya no tengo tiempo, luego sigo. No hablé de agonia del hombre, hablo de la agonía del espiritu en el hombre.

    Saludos!

  8. Jota says:

    en tu tercer parrafo hablas sobre extingirnos, eso no me preocupa en lo absoluto y no creo que de lo que yo haya dicho se desprenda la idea. La muerte no me preocupa, por que me preocuparía si TODOS pasaremos por ahí. Este mundo tiene para rato, eso creo que nadie lo dudaría, pero al menos podemor restituir los valores perdidos, la gracia, el amor y aquí ya sueno cursi… ¿para eso necesitas ser religioso? pues no!. Pero de una cosa estoy seguro esas cosas se restituyen con el espiritu de Dios y no con esfuerzo nuestro, por el hecho que somos falibles, Dios no.

    Luego hablas sobre la venda, la venda es la que no te permite ver más allá, quizas por lecturas, idolos con pies de barro, quizas por formación (rodeados de gente que se vanagloria de ser no creyente o atea, Martha Hildebrand, Giacosa, Cesar Hildebrand… por citar solo algunos referentes culturosos), por prejucio. Me interesa la filosofia por que me imagino que sería enriquecedor que alguien que haya leido – como San Agustin- a los filosofos de antes, pueda entrar a este conocimiento de Dios. Como Newton con Dios y la ciencia, como Milton o William Blake y la literatura.

    Bueno, solo te lo dejo ahí. En Dios hay sabiduría, manatiales… pero es sub estimado por que te conformas con lo poco que nos da lo terrenal.

    Muchos slds!

  9. Pingback: El futuro de las noticias « Castor Ex Machina

  10. Pingback: El problema de hablar de periodismo ciudadano « Castor Ex Machina

  11. Pingback: Qué podría significar una nueva forma de periodismo « Castor Ex Machina

  12. Pingback: El desafío a las profesiones 2 « Castor Ex Machina

  13. Pingback: Reordenando el mundo « Castor Ex Machina

  14. Pingback: Reordenando el mundo | Mutaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: