Fujimori recibe primera sentencia por 6 años en prisión

Fujimori recibe la primera de lo que con suerte serán varias sentencias, 6 años en prisión por el caso de allanamiento.

Dos comentarios. Keiko Fujimori (su hija, y congresista) sale a dar declaraciones diciendo que está muy molesta.Dice que como el 90% del país no confía en la justicia peruana y que entonces no sabe qué puede esperar en el futuro. Pero si no confía en la justicia, tampoco debería poder esperar un fallo a favor de su padre. Si no se confía, no se confía en ningún resultado, no sólo en los que no le favorecen: eso es hacer trampa. En pocas palabras, Keiko confía en el poder judicial cuando falla a favor de sus intereses, y desconfía cuando hace lo contrario. No parece haber otro criterio. Si realmente no confiara en la justicia peruana, tendría que desconocer la legitimidad del tribunal, no asistir a los procesos esperando resultados favorables. Así cualquiera juega.

Luego, cuando se le recuerda que su padre aceptó su propia culpabilidad, señala que su padre reconoció que hubo una “irregularidad”, y que su padre se vio forzado a cometer un acto excepcional (haciendo que un edecán suyo se haga pasar por fiscal para allanar una vivienda privada) contra la justicia por el delicado momento que en ese momento vivía el país, donde era necesario capturar a Fujimori. Pero lo que Keiko está reconociendo, entonces, es que su padre creía que cuando él considerara una situación excepcional, podía ponerse a sí mismo por encima del orden legal y constitucional y hacer lo que a él le pareciera. El hombre, si lo quería, podía ser la ley, es lo que básicamente dice su hija. Si nos detenemos a pensarlo, es exactamente el mismo principio que está detrás de crímenes más graves como Barrios Altos o La Cantuta, que son delitos contra los derechos humanos. El principio es el mismo: situación difícil, y Fujimori considera arbitrariamente que puede alzarse por encima de la ley y tomar decisiones al margen del orden constitucional y legal.

Así no juega Perú.

Me encanta la eficiencia de la maquinaria de propaganda fujimorista. Uno a uno desfilan por las cámaras repitiendo el mismo estribillo: esto muestra que el poder judicial no es confiable. La misma falacia opera en estos casos que en el caso de Keiko: la justicia existe solamente cuando se falla a mi favor. Esto es infinitamente peor porque se trata de congresistas de la república, lo cual convierte esto más bien en algo vergonzoso. Pero eficientes son: están automáticamente de acuerdo en repetir los mismos puntos, las mismas frases, palabra por palabra. La estrategia fujimorista, desde hace años, es tirar lodo con ventilador. Si todos están embarrados, nadie tiene autoridad para juzgarlos. Felizmente tenemos la alegre opción de no hacerles caso alguno.

Cobertura de blogs sobre el tema:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: