La filosofía y el futuro

Contradicciones de los filósofos.

Como poco me he esforzado por difundir, lamentablemente, en noviembre se realizará el III Simposio Metropolitano de Estudiantes de Filosofía de la PUCP, bajo el título de “La filosofía y el futuro”. Digo lamentable porque yo mismo debería haber (a) ayudado a su difusión y comunicación, y (b) presentado alguna ponencia o trabajo ya.

He tenido oportunidad de participar los últimos dos años, y han sido experiencias interesantes. Presentar un trabajo es algo raro, uno se siente vulnerable, expuesto, de alguna manera se prepara para una confrontación donde sus propias creencias son puestas en juego. Contradictoriamente, en términos de polémica no fueron espacios demasiado fructíferos, porque por alguna razón no hemos cultivado bien el asunto de la polémica y el cruce de ideas y discusiones. Lo asociamos demasiado con un tema personal: si te critico es porque tengo algo en contra tuyo, no porque esté en desacuerdo con tu trabajo, y viceversa. Pero esto no debería ser así, porque obviamente limita lo que uno está dispuesto a decir del trabajo de los demás, o exponer del suyo propio, en tanto esto se ve condicionado por afinidades y vinculaciones personales.

Al margen de ello, el simposio tiene todo el potencial para ser un espacio interesante de debate e intercambio, y de formación de habilidades, también. Un poco contra el tiempo, he decidido que presentaré, de ser posible, hasta dos trabajos este semestre:

  • En primer lugar, el trabajo que preparé el semestre pasado en torno al lenguaje de los medios de comunicación, el desarrollo de la imprenta frente al desarrollo del cine, a partir de McLuhan y Kierkegaard.
  • En segundo lugar, la propedéutica a la propedéutica que he empezado a preparar para mi trabajo final de la carrera, una perspectiva al vínculo entre la teoría de decisiones, racionalidad, emociones, y la constitución de nuestro vínculo con el futuro. Esto, sin embargo, está todavía soberanamente en construcción.

Intuiciones que me gustaría compartir, ensayar en público, y que con suerte podré ensayar también ejerciendo transformaciones en la forma como se presenta un texto o una propuesta filosófica.

Un poco como siempre, tengo la esperanza de que resulte un buen contexto de experimentación de ideas extrañas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: