Tres formas de gestionar el conocimiento

Siguiendo con el tema que en alguna medida me obsesiona, quisiera tratar de aterrizar un poco mejor la realidad concreta de la gestión del conocimiento. Sobre todo, quisiera enfocar herramientas tecnológicas que existen y que bien pueden hacernos la vida más fácil, manejadas adecuadamente; y que, además, están un poco de moda, y es pertinente siempre saber más o menos qué opciones se manejan actualmente para poder seguir el hilo de la conversación.

Entonces, quisiera describir brevemente tres maneras distintas de gestionar el conocimiento: a través de blogs, a través de wikis y a través de RSS. En las próximas semanas, me gustaría y espero poder profundizar un poco más sobre cada una de ellas por separado.

Los beneficios de manejar un blog
En los últimos años, los blogs se han multiplicado exponencialmente -hoy día existen decenas de millones de estas bitácoras virtuales-. El fenómeno empezó como una cuestión muy casual, mayormente con individuos publicando para sus amigos novedades de sus vidas personales. Pero con el tiempo y la explosión de alternativas, los blogs se han ido segmentando cada vez más hasta volverse casi el medio de expresión y comunicación por antonomasia de nuestra época. Se trata de contenido altamente focalizado, actualizado regularmente, y que permite, más que publicar información, tener una conversación con el público visitante.

¿Cómo puede uno gestionar conocimiento con un blog? De alguna manera, es lo que yo he venido tratando de hacer con CxM. Un blog te permite ir recopilando notas sueltas, comentando sobre elementos de información encontrados en la web, planteando hipótesis posibles o registrando temas de interés. La estructura flexible de las categorías te permite ir guardando las notas bajo etiquetas flexibles, con las cuales un mismo elementos puede encontrarse bajo más de una categoría, lo cual le permite a uno trazar, e incluso descubrir, relaciones entre elementos que no había anticipado.

En general, apoyarse en un blog le permite a uno ordenar sus ideas en busca de claridad, pudiendo además acceder a su registro desde cualquier parte, y en el proceso ganándose una voz pública. He aquí lo más importante: esas ideas pueden llamar la atención de gente con intereses similares, cuyas opiniones pueden ayudar a nuestro propio proceso de claridad y aportar con nuevas intuiciones. Con un blog, se vuelve muy sencillo el articular una comunidad con la cual compartir información y desarrollar una conversación a lo largo del tiempo.

El trabajo colaborativo con wikis
Otra experiencia que he tenido oportunidad de probar es el trabajo con wikis, a través del wiki que hemos venido preparando sobre Husserl. Los wikis son más conocidos por ser la base que hace funcionar Wikipedia: una enciclopedia abierta, donde cualquiera puede crear y modificar los artículos publicados. Con millones de artículos, Wikipedia ha superado ya en alcance a la Enciclopedia Britannica, y aunque surgen problemas respecto al vandalismo del contenido y a la información inexacta o tendenciosa, en términos generales la comunidad de editores y usuarios dedicados de Wikipedia hace un muy buen trabajo de vigilar y mejorar el nivel y la calidad del contenido publicado.

Un wiki es una plataforma sencilla de trabajo colaborativo. En él, se crean artículos en torno a un tema específico dentro del marco temático del wiki, y sobre el texto de ese artículo, todos los usuarios del wiki pueden plantear preguntas o comentarios en una página de discusión asociada, o incluso modificar directamente el artículo para hacer cambios, precisiones o adiciones. El poder de un wiki radica en que cada artículo puede vincular dentro de sí a otros artículos, para definir términos o asociar conceptos, y cada artículo es sujeto a la misma mecánica. De esta manera, un equipo o una comunidad pueden empezar a reunir sistemáticamente una base de conocimiento e irla mejorando y expandiendo con el tiempo.

De manera similar que con los blogs, la fuerza del wiki radica en su capacidad para aprovechar los recursos que brinda el generar una comunidad. El enfoque aquí es menos personal, y más comunitario, o más enfocado en el producto. La comunidad dispone así de una herramienta fácilmente accesible a través de la cual compartir información y construir una base colectiva y sistemática de conocimiento.

Información al servicio del usuario (y no al revés)
Uno de los principales problemas de trabajar con la web es que hay demasiada información, cambiando demasiado rápido. Es sumamente complicado seguirle el paso a todo, más aún tener que estar visitando periódicamente sitios web, blogs, y demás fuentes de información en busca de actualizaciones o novedades. Es ahí donde entran las fuentes RSS (Really Simple Syndication): lo que hacen es invertir el sentido de la información, enviándole al usuario una notificación cada vez que nuevo contenido es publicado en la fuente de información a la cual pertenece la fuente RSS.

La siguiente es una de las mejores explicaciones que he encontrado para esto (aunque lo lamento porque esté en inglés :-S):

Uno reúne las múltiples fuentes en un agregador, una suerte de “base de operaciones” a partir de la cual puede acceder a todas las actualizaciones disponibles en todas sus fuentes seleccionadas y leerlas desde una sola estación. Así como blogs y webs ahora manejan casi ubicuamente feeds RSS, otros servicios también están habilitando opciones similares: por ejemplo, calendarios, listas de tareas, canales de video, podcasts, aplicaciones web de todo tipo (por ejemplo, con actualizaciones de actividad en la gestión de un proyecto) están encontrando formas creativas y útiles de manejar las fuentes RSS. Con ellas, el usuario puede mejor manejar los inmensos flujos de información que debe consumir diariamente. Una importante advertencia, sin embargo: este es un recurso adictivo. Después de empezar a utilizarlo, no hay marcha atrás, y uno puede encontrarse consumido irremediablemente por el consumo de información (habla la experiencia personal).

Espero que estas breves consideraciones sean de utilidad para aquellos interesados en el tema o con curiosidad de saber cómo estas herramientas pueden serles de utilidad. En las próximas semanas espero tener la oportunidad de elaborar un poco más sobre cada una de ellas y las diversas posibilidades que ofrecen. Mientras tanto, pueden compartir sus propias experiencias usando estas u otras herramientas en los comentarios.

Anuncios

Un comentario sobre “Tres formas de gestionar el conocimiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s