Fin de año

Después de una forzosa ausencia por tener que terminar trabajos finales, quiero regresar sobre algunos temas anteriores principalmente para ponerle punto final a algunos temas iniciados en posts anteriores.

Ilusiones de la metafísica

Finalmente, la idea de la estructuración del conocimiento me sigue obsesionando por múltiples frentes, pero por lo pronto, el trabajo en torno a la idea del sistema del conocimiento en Kant ya ha sido terminado y entregado. Tan pronto como me sea devuelto pretendo publicarlo aquí para que quien quiera pueda leerlo.

El tema es, por lo demás, sumamente rico, y traté de que en hacer el trabajo mismo pudiera de alguna manera implementar un “proof-of-concept”; es decir, el trabajo mismo busca ser una síntesis un tanto sistemática o sistematizante de varios elementos disgregados, en torno a unidades más amplias que les otorguen sentido. He tratado de venir esbozando algunas posibles relevancias del tema; de hecho hace poco se me ocurrió su relevancia política, pues de alguna manera, podría tratarse de una herramienta útil para cualquier persona como recurso ordenador y criterio de discernimiento para discriminar la múltiple información unilateralizada a la cual se enfrenta diariamente.

Esto da para más y requiere además profundizar en algunos temas de los cuales no conozco más que el artículo de Wikipedia; nominalmente, estoy pensando en la teoría de juegos y el planteamiento de Jon Elster dentro del neomarxismo analítico. No conozco nada al respecto, pero tanta mayor razón para averiguar.

La ley y el orden

Lamentablemente, por razones de fuerza mayor tuve que abortar el trabajo que preparaba para mi curso de Filosofía del Derecho, en torno a la sociedad civil según es descrita por Hegel y sus posibles vinculaciones con la crítica a la cultura de masas de la Escuela de Frankfurt; pensaba ponerle el título de “¿Afecta la crítica de la Escuela de Frankfurt a la cultura de masas al momento de la sociedad civil en Hegel?”, en intencional analogía habermassiana, pues pretendía hacer que Habermas jugara también un rol importante en mediar la contradicción que surgiría.

Sin embargo, con el tiempo encima, la hipótesis central del trabajo así como sus argumentos principales no cobraban suficiente cuerpo como para estructurarlo debidamente, y no me ha quedado otra opción más que, en todo caso, ponerlo en el congelador por un tiempo. Quiero volver sobre el tema y de hecho lo haré directa o indirectamente de manera continua, pues tengo mucho interés en el tema de la crítica a las ideologías y la noción misma de ideología, de alguna manera intuitiva vinculándola con el tema anterior y la sistematización del conocimiento. ¿La ideología podría ser una de estas formas reguladores del proceso de adquisición del conocimiento, estructura a partir de la cual damos sentido a la experiencia? Quizás, pero hay mucho que considerar en esto, sobre todo su noción de individualidad, pues la ideología compartida no puede más que ser de una sola persona, y demás problemas similares de comunicación. Precisamente por eso dejo el tema, por lo pronto, abierto, con la esperanza de poder volver sobre algunas obras de Adorno, Horkheimer, Marcuse y también Habermas para profundizar sobre el tema (así como también, desde otro punto de vista totalmente diferente, Zizek con “El sublime objeto de la ideología”).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s